viernes, 7 de septiembre de 2012

Little promise.

   Prométeme que no te vas a ir como un cometa. Que me vas a pintar sonrisas en los peores momentos. Que solo seré yo la dueña de tu corazón. Que todas y cada una de tus sonrisas sean mías. Tus labios... que solo prueben los míos. Que si tienes que ver a alguien al despertar, esa sea yo. Pequeñas promesas que espero que cumplas. Promesas que para mí quizá sean tan importantes como la vida misma. Bésame, sonríeme y no me dejes nunca. Dale la espalda a todo lo que no sea relacionado con nosotros. Olvídate de esas palabras huecas de los demás. Hoy nos toca a nosotros sonreír como nunca. Llorar como nunca. Besar como nunca. Dormir juntos como nunca. Nunca. Palabra que finaliza el "siempre". Pero para nosotros, no hay siempre. Sino un "felices y comieron perdices".

No hay comentarios:

Publicar un comentario